Rinko Kawauchi. «DreamWalking at Kunst Haus Wien»

"Durante una sesión de fotos no siento nada (...). En ese momento, el mundo y yo estamos unidos, olvido mi cuerpo, incluso que existo. Es uno de los mayores placeres de mi vida."

Vivir cada momento es muy difícil. Yo solo quiero intentarlo. Solemos estar pensando en nuestro pasado o futuro, preocupados por las cosas, preocupados por las cosas que tienen que venir y lamentamos las que ya han pasado. Pero es ridículo, a veces es una pérdida de tiempo. Me gustaría vivir en el presente, pero es muy difícil, siempre me preocupo por mi futuro. Pero cuando estoy haciendo fotos, no pienso ni en mi pasado ni en mi futuro, solo estoy concentrada en disparar. Es una sensación muy bonita.

Durante una sesión de fotos no siento nada. ¿Cómo puedo explicarlo? En ese momento, el mundo y yo estamos unidos, olvido mi cuerpo, incluso que existo. Es uno de los mayores placeres de mi vida.

Cuando encuentro un tema fascinante voy allí una y otra vez, sigo mi instinto, lo que quiero es ver algo hermoso y eso es muy difícil de encontrar.

Cuando veo mis fotos, si pienso "vaya, nunca había visto ese tipo de imagen", significa que está bien, pero si no siento nada, entonces quiere decir que esa imagen no es nada.

Desde que era una niña, algo me ha empujado a pensar sobre lo que quiero ver: quiero ver el motivo por el cual estoy viva. Y me he dado cuenta de que la mejor manera de verlo es siendo fotógrafa. Esto me ayuda a sobrevivir en el mundo.

Cualquiera que sea el trabajo que he hecho, lo que los conecta entre sí siempre ha sido mi deseo de ver cosas en mi mundo inconsciente, esa ha sido mi motivación. (...).

"Quiero ver el motivo por el cual estoy viva. Y me he dado cuenta de que la mejor manera de verlo es siendo fotógrafa. Esto me ayuda a sobrevivir en el mundo."

Tengo una sensación de malestar, una sensación de duda hacia mi propia memoria, una especie de duda de si las cosas que vi ayer son realmente lo que vi. Quizás esa sea mi motivación para seguir haciendo fotografías. Pero de alguna manera también creo que mi memoria está conectada con los recuerdos de otras personas, en algún tipo de fantasía donde mi memoria está conectada con la de ellos.

La gente dice que la parte de nuestra conciencia de la que somos conscientes es solo la punta del iceberg, ya que la conciencia que se encuentra debajo tiene un alcance mucho más amplio. Estoy muy interesada en estas partes ocultas del mundo. De hecho, las escenas que puedo ver son las cosas que ocurren en la vida diaria, pero en realidad no las estoy "viendo" en absoluto, ya que estoy interesada en este otro lado.

Hay una contradicción en tratar de capturar “sin ver” fotografiando escenas que puedo ver. Creo que hay un límite, pero desafiar ese límite es una de las razones por las que creo que nací en un cuerpo humano. Es más interesante por esos límites, creo que esa es una de las razones por las que sigo trabajando con la fotografía.

Hay una noción de miedo en las cosas hermosas y en la naturaleza, siempre estoy agradecida a la naturaleza por mostrarme cosas hermosas y sigo tratando de no darlo por sentado. Pienso en estas cosas cuando camino, incluso cuando no estoy haciendo fotografías ni llevando una cámara. Pero capturar esos momentos me ayuda a notarlos. Quiero entender lo que significa estar viva y la naturaleza me deja ver cosas que me hacen sentir ese momento.

Probablemente por eso sigo yendo a lugares para hacer fotografías, incluso cuando estoy agotada. Cuando estoy en un estado de concentración extrema, siento estar conectada con una especie de mundo inconsciente. Para mí, llegar a ese estado es muy importante (...).

Creo que se puede capturar algo interesante en ese estado de enfoque. Después de ver las imágenes, descubrir cómo digerirlas y pensar en lo que vi y cómo me sentí, siento que la respuesta a lo que quiero ver aparecerá al final.

Texto de "DreamWalking @ KUNST HAUS WIEN", una película de Martin Hampton, 2015.


Últimos posts