Alberto García-Alix. «Moriremos mirando»

"Fotos y más fotos que dejan tras de sí un eco. / El eco de mis pasos. / La fotografía es un certificado de presencia... / De ausencia."

Un espejo para desnudar el alma.

La escenografía visible de un sentimiento al compás de mis emociones.

Hoy tengo la conciencia de que una forma de ver es una forma de ser.

Soy fotógrafo.

La fotografía es el espacio donde imaginarme.

En la fotografía, destino y presente sueñan en el latir de un fragmento de tiempo, un permanente pasado.

Un permanente pasado... No hay retorno posible.

Con las fotografías un mar de recuerdos se despierta.
Se agita. Se encrespa…

Fotos y más fotos que dejan tras de sí un eco.
El eco de mis pasos.
La fotografía es un certificado de presencia...
De ausencia.

La fotografía es iconografía de muerte.
Está en su naturaleza.
En ella ya no somos como somos.
Somos como éramos...
Ciertamente en la fotografía hay un elemento fatalista.
En cien años todos calvos.

Quiero decir que una colección de retratados es una colección de futuros cadáveres.
La fotografía es un poderoso médium.
Nos lleva al otro lado de la vida.
Y allí, atrapados en su mundo de luces y sombras, siendo sólo presencia, también vivimos.
Inmutables. Sin penas.
Redimidos nuestros pecados.
Por fin domesticados...
Congelados.
Al otro lado de la vida...
De donde no se vuelve.

García-Alix, Alberto (2021): "Moriremos mirando". Madrid. La Fábrica. pp. 343-345


Últimos posts